Everesting Challenge La Rhune
 
Imanol Salvador Sanz se propone encumbrar el Everest desde tierras vascas.
 
 
Con la férrea idea de superar un reto personal y, al mismo tiempo, transmitir un solidario mensaje de apoyo a todos los pequeños emprendedores que, como él, hacen acopio de voluntad, ilusión, disciplina e intensidad de trabajo para salir adelante en estos tiempos tan difíciles e inciertos, Imanol quiere compartir con todas estas personas un gran reto.
 

Este duro desafío consiste en subir el monte La Rhune, todas las veces necesarias y por el mismo recorrido, hasta completar los 8.848 metros que mide el monte Everest, la montaña más alta del planeta, localizada en la cordillera del Himalaya. El reto tendrá lugar entre los próximos días 29 y 30 de agosto.

 

La Rhune es una cumbre europea situada en los Pirineos occidentales en la frontera entre España y Francia. Desde su cima, situada a 905 metros, el visitante pude disfrutar de uno de los panoramas más impresionantes del Pirineo vasco, pudiendo divisar varias cumbres de los Pirineos y la costa vasca desde Biarritz a San Sebastián.

 

Con este reto, Imanol quiere transmitir un solidario mensaje de apoyo a todos los pequeños emprendedores que, como él, hacen acopio de voluntad, ilusión, disciplina e intensidad de trabajo para salir  adelante en estos tiempos tan difíciles e inciertos.

 
Imanol Salvador –un reconocido y respetado profesional del sector de la música– es uno de los responsables de la tienda boutique de Pro Audio e Instrumentos musicales llamada Drunkat, situada en el barrio de Egia en Donostia, San Sebastián. Además de una larga trayectoria como DJ, Imanol es también un apasionado del deporte. Así pues, este donostiarra lleva años practicando esta extraordinaria disciplina. En una entrevista reciente, Imanol comentaba: 

 

“En Drunkat, encontramos digno de destacar los valores que distinguen a los atletas, el sacrificio con el que estos se entrenan para conseguir unos objetivos determinados, una meta y la propia superación. Son actitudes y esfuerzos basados en la disciplina, la responsabilidad, el entusiasmo y las ganas inconmensurables de conseguir culminar sus proyectos con éxito. Es por ello que estamos convencidos de que para conseguir nuestros objetivos se requiere la misma voluntad, ilusión e intensidad de trabajo que la que emplean día a día los propios deportistas”. 

 

Con el acenso a la cumbre de La Rhune como desafío, Imanol hace suya la famosa frase que dice “si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”, buscando transmitirnos la idea vital de que si las cosas no se dan en la forma que pensábamos, deberemos buscar otra forma de conseguirlas. “Nadie es mejor que nadie, es cuestión de ideas claras y luchar día a día. Los logros deportivos que obtengo son directamente proporcionales a los logros laborales. No tengo ninguna duda y así lo he ido viendo durante todos estos años”.
 

“Recuerdo cuando comencé a correr por montaña los esguinces, torceduras y las muchas lesiones que tuve por culpa de esa falta de coordinación entre la mente y el cuerpo. Ahora, es un orgullo para mi comprobar que puedo «bailar» con la montaña en cada bajada. Es un juego muy divertido que te proporciona un bienestar impagable.”

 

“Para llegar a disfrutar y alcanzar el éxito personal, hace falta pasar un periodo de aprendizaje, caerse y volver a levantarse, creer en uno mismo, gustarse y seguir su propio camino, sí, el de uno mismo, el de nadie más. De este modo, podrás echar la vista hacia atrás y sentirte orgulloso de lo realizado”.

 

Desde aquí, animo a todos mis amig@s y conocid@s que, al igual que yo, están luchando para salir de esta crisis sanitaria y económica, a que no desesperen. Solo los más fuertes y los que no tengan dudas de su potencial serán los que salgan adelante. Y de eso trata en todos los aspectos de la vida, en luchar para mejorar siempre”.
En relación a este reto que se ha dado en llamar “Everesting Challenge La Rhune”, Imanol nos comenta: “Es un reto que realizo a título personal y con el que busco hacer llegar un mensaje de apoyo a todos los pequeños emprendedores que se dejan la piel en salir adelante, por muy malas que se pongan las cosas”.
 
 
Imanol continúa: “Una de las particularidades más bonitas del reto es que cualquiera de vosotros podrá venir a apoyarme. De esta manera, tendréis la oportunidad de participar, ya sea en todo el recorrido, en las subidas, en las bajadas o en el trozo de trayecto que esté en vuestras manos para que podamos vivir y compartir grandes momentos juntos. Os espero ese fin de semana, del 29 al 30 de agosto de 2020, para pasar el rato que queráis, hacer las subidas que os apetezca o, simplemente, para hacerme una visita. Para mi, será de vital importancia a la hora de conseguir los ánimos y fuerzas suficientes para llevar a cabo con éxito este gran reto”.
 
 

¿te vienes? +info

 
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *